Domingo, 27 Noviembre 2022 09:24

Peleas y estrategias de los precandidatos porteños - Por Ezequiel Spillman

Escrito por Ezequiel Spillman

Distintas figuras de Juntos por el Cambio ya trabajan de manera activa para consolidarse como postulantes y sumar la mayor cantidad de apoyos para la disputa del 2023. Quirós confirmó sus intenciones de competir con el propósito de trabajar en el “bienestar ciudadano” y cosechó el explícito respaldo de Carrió. Jorge Macri se apoya en Patricia Bullrich y Soledad Acuña, la ministra de Educación, busca sumar a mujeres larretistas a su campaña. 

Mientras tanto, la UCR se encolumna detrás de Martín Lousteau. Las aspiraciones de Emmanuel Ferrario y de Roberto García Moritán.

 

“Siento que puedo presentar una propuesta que colabore para que Horacio sea presidente”. Fernán Quirós no deja de repetir que su postulación a jefe de Gobierno estará enmarcada en la estrategia nacional para que Larreta intente llegar a la Casa Rosada.

El blanqueo de las intenciones del ministro porteño esta semana suponen que hoy Juntos por el Cambio tenga seis precandidatos a jefe comunal, algunos con un camino propio, otros esperando la sorpresa y otros con la idea de que el aval de los máximos dirigentes del frente opositor los posicione.

Por el lado de Quirós en las próximas semanas se enfocará en armar su equipo político y una serie de propuestas vinculadas a la idea de “bienestar ciudadano”. Todo de menor a mayor. Ya consiguió dos apoyos clave. Uno explícito: el de Elisa Carrió y toda la Coalición Cívica porteña (¿analizará una fórmula con la diputada Paula Oliveto, la mayor referente de la Ciudad de Lilita?).

El otro: en las sombras aún, el de María Eugenia Vidal, quien ante PERFIL adelantó que quiere “una persona del PRO” para manejar la Capital Federal. Quirós tiene en su manga un bonus track: el vínculo privilegiado con la saliente secretaria de Tercera Edad, Milagros Maylin, la pareja de Larreta. Además de Maylin, quien fuera funcionaria de Vidal, otro ministro de la exgobernadora lo asesora también: su amigo Roberto Gigante, quien tuvo a su cargo Infraestructura en tres de los cuatro años en la Provincia.

Por su parte, la única aspirante mujer (y quien repite que sería la primera jefa de Gobierno de la historia), Soledad Acuña, la ministra de Educación porteña, comenzó un trabajo silencioso para sumar a todas las mujeres larretistas. Arrancó con un largo anuncio en el chat de Whatsapp y ya esta semana armó un acto donde dos diputadas nacionales del PRO se sumaron: la historiadora Sabrina Ajmechet (quien además es cercana a Patricia Bullrich) y la neolarretista Silvia Lospennato.

Además, en el grupo de mujeres un buen grupo de ellas le hicieron saber a Acuña su adhesión, entre ellas la senadora Guadalupe Tagliaferri y la ministra de Desarrollo Humano, María Migliore. ¿Acuña habrá apoyado en privado el polémico tuit de Migliore sobre Hebe de Bonafini para consolidar ese apoyo?

La respuesta pudo verse tras una foto esta semana con Migliore en el Barrio 31 a la que se sumó Emmanuel Ferrario, vicepresidente de la Legislatura y el más joven de la competencia porteña.

Pero además Acuña tuvo una foto relevante con Jorge Macri. Los dos posaron sonrientes. El ministro de Gobierno porteño viene intentando quebrar el cerco larretista que se posó frente a él luego de la ya famosa foto con Bullrich. Con todo, la imagen hizo pensar a muchos funcionarios que podía ser una fórmula Macri-Acuña.

Por lo pronto, el primo del expresidente seguirá con reuniones de vecinos e intentando sumar desde su nuevo búnker en la calle Amenábar, en Núñez, donde un grupo de macristas lo ayudan, entre otros el escritor Hernán Iglesias Illa y la experta en opinión pública, Mora Jozami.

Paralelamente, del lado liberal Roberto García Moritán, quien aspira a dar pelea comenzó con galas de fundraising para su campaña. Empresario gastronómico, organiza almuerzos con referentes de diversos sectores económicos y políticos a un costo de $ 25 mil el cubierto. En un exclusivo restaurante porteño, el legislador de Republicanos Unidos da su visión de la economía y, en particular, de su proyecto de Ciudad si le tocara gobernar desde fines de 2023. Lo suele acompañar su jefe de campaña, Yamil Santoro, quien además trabaja en el búnker del diputado en Palermo Soho, a dos cuadras de Plaza Serrano.

Con menores niveles de conocimiento, pero agazapado aún aparece el vicepresidente de la Legislatura porteña, Emmanuel Ferrario. Cuenta con el aval de Larreta, quien lo animó a dar la pelea, y de Vidal, con quien tiene un histórico vínculo muy cercano. Ambos lo vienen alentando para que avance. Incluso varios dirigentes peronistas de renombre de JxC lo animan también. Pero además tiene un ancla más: colabora con su precandidatura Darío Nieto, el legislador y asesor privado de Mauricio Macri.

Finalmente toda la UCR porteña está trabajando para que el senador Martín Lousteau gane las PASO de la Ciudad. Larreta hace equilibrio aún y no lo veta en su agenda. De hecho, el senador tiene a su disposición la mitad del organigrama del Ministerio de Desarrollo Económico y la presidencia del Banco Ciudad, con su primo Guillermo Laje. A ello se le suma su sociedad con Emiliano Yacobitti, diputado y hombre fuerte de la UBA. Justamente ayer Lousteau estuvo con la presidenta de la FUBA, Lucía Levy, y propuso “fortalecer” el vínculo de la Universidad con la Ciudad.

Lousteau sigue recorriendo la Ciudad con charlas con vecinos y bajo la estructura de la militancia radical. Aunque sabe que Macri le plantea, a quien escuche, que no quiere que se quede con la conducción del tercer piso de Uspallata, la sede gubernamental de Parque Patricios. De hecho, por ahora, amainó la pelea del radical con Jorge Macri tras varias intervenciones estratégicas de dirigentes.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…