Domingo, 23 Mayo 2021 07:27

Argenchina: Santa Cruz será base de un proyecto satelital chino similar al de Neuquén

Escrito por

Con bombos y platillos y una enorme cuota de maquillaje político, la gobernadora Alicia Kirchner presentó el “Proyecto de tecnología aeroespacial para Río Gallegos”, a partir de una reunión que mantuvo el martes con la empresa  Ascentio Technologies S.A, CUIT 30-71074258-4 quien presentó el informe técnico para la construcción e implantación de una Estación Terrena en el Parque Industrial de la ciudad de Rio Gallegos que, de acuerdo a lo distribuido en los medios por el gobierno, permitirá brindar servicios a satélites de la órbita polar, indicando que la primera antena comenzará a construirse en los próximos meses.

 

El proyecto fue técnicamente catalogado por la gobernadora como Estación Terrena en la región austral de Argentina y la constructora será la empresa china Beijing Aerospace Satelliteherd. La gobernadora ahorró palabras para referirse a los detalles del contrato, los costos y las condiciones en que se llevará a cabo el proyecto y mucho menos para explicar cuáles serán los propósitos reales del complejo satelital, pero se apuró a mencionar que “habrá dos universidades que trabajarán a nivel de ciencia y tecnología”, como si eso fuera garantía de transparencia, habida cuenta de la experiencia que tenemos con la UTN y la Universidad de San Martín en otras épocas del kirchnerismo (y también del macrismo), entre otras.

 

Hay gato encerrado

El dicho popular usado para significar que una propuesta, un proyecto o una iniciativa encubren segundas intenciones, cabe perfectamente para esta llamativa iniciativa de la cual no teníamos la mínima idea, hasta que apareció la gobernadora anunciándola, como si debiéramos alegrarnos y aceptar alegremente y sin preguntar, este sospechoso proyecto dual, de interés geopolítico y de enorme importancia en el manejo de las comunicaciones satelitales y de interceptación, posicionamiento y comunicaciones militares y espionaje espacial, que puede dar lugar a que se asienten en nuestra provincia, como ya lo hicieron en Neuquén con el aval del kirchnerismo en la década pasada.

Y como nadie cree en las casualidades, es casi una obviedad de que la empresa nacional Ascentio Technologies S.A haya estado buscando un socio capitalista y encontrara a la china Beijing Aerospace Satelliteherd. Todo resulta más que razonable, por cuanto es China la interesada en instalar estas estaciones de control satelital en el mundo y más específicamente en la Argentina, oportunidad que le dio la ex presidente Cristina Fernández cuando en enero del 2015 luego de su visita a Beijing, regresó con diez acuerdos firmados con el gigante asiático. Uno de ellos, en el que ambos países se comprometen a cooperar en actividades espaciales y por lo cual la Agencia Estatal China de Lanzamiento, Seguimiento y Control General de Satélites (CLTC, por sus siglas en inglés) comenzara a construir (y terminara) la controvertida estación espacial en la provincia de Neuquén.

Para tal fin en el 2012 la agencia estatal china firmó dos acuerdos de cooperación con la Argentina: uno con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y otro con la provincia de Neuquén. Ambos sirvieron para determinar que la base espacial (la cual contendrá una “antena de espacio lejano” de 35 metros de diámetro) fuese construida en la localidad de Bajada del Agrio.

El objetivo con el que se inició el proyecto fue “apoyar actividades tales como la exploración interplanetaria, la observación astronómica, el seguimiento y control de satélites en órbita y la adquisición de datos”. En los contratos, se estableció, además, que la cesión en comodato de las tierras neuquinas a CLTC fuera por 50 años, a cambio de que la CONAE tuviera acceso al uso del 10% por año del tiempo de la antena. Nada resultó como lo destacaban los acuerdos previos.

La intermediaria

Ascentio Technologies S.A tiene domicilio en la ciudad de Córdoba, el inicio de actividades data del 25 de agosto del 2008, según inscripción en AFIP la cual tiene entre sus objetos ser consultores de servicios de informática y suministros de programas, servicios de programación, consultoría, información y comunicaciones. En 2019 amplió su objeto y agregó servicios de fideicomisos, fondos de sociedades de inversión y entidades financieras, intermediación financiera y servicios de seguros.

Ascentio Technologies, es una firma de base tecnológica dedicada al diseño, desarrollo y operación de sistemas complejos para el sector aeroespacial y que tiene una unidad encargada del desarrollo de negocios vinculados a las energías renovables, tal como la presentó oportunamente uno de sus representantes, Luis Romero.

Es parte del proyecto de energía no renovable de Traslasierras en Córdoba y ya en el 2020 el propio Romero reconocía en medios de la provincia, que se había podido cerrar el proyecto “después de renegar durante mucho tiempo para conseguir financiamiento”.

Finalmente, parece que Ascentio Technologies S.A encontró un socio capitalista: China. De ahí es más fácil entender cómo y en qué marco llega esta empresa intermediando con el gigante asiático a Santa Cruz.

Tal como sucede con Represas Patagonia, los chinos siguen copando el mercado energético y también comunicacional/tecnológico de Argentina y en poco tiempo más, seguramente, nos encontraremos que también los chinos se harán cargo del armado y funcionamiento de la usina de 240 Mg de Río Turbio.

Por ahora, la gobernadora Alicia Kirchner, disparó a la opinión pública una “novedad auspiciosa” de una instalación satelital china en Santa Cruz. Lejos de promover una teoría conspirativa, alrededor del anuncio, al no expresar claramente los detalles y el objeto, deja abierta la puerta para sospechar que el gigante asiático hace algo más que negocios con nuestro país y particularmente con nuestra provincia.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…