Martes, 08 Septiembre 2020 21:00

Harto ya de estar harto - Por Omar López Mato

Escrito por

 

Hartos del prolongado encierro, cansados de la inconducencia de un presidente títere que no sabe cómo conciliar la gobernabilidad con las imposiciones de su ama y señora, el país se conduce no solo a chocar la calesita sino a quemarla en la hoguera del caos.

 

El "cuanto peor mejor" es el dogma imperante, no hay ninguna otra explicación para la sucesión de desaciertos, imprecisiones y vacilaciones. Aprovechan la prisión domiciliaria a la que está sometida la población a fin de infiltrarse en la Justicia, caída en un marasmo terminal que parece anunciar su próximo óbito por COVID.

La destrucción del Poder Judicial por infiltración de "justicia legítima”, más el colapso por la vorágine de juicios que esperan al fin de una eterna cuarentena, será la culminación de una impunidad tan ansiada por Cristina y su séquito de impresentables.

Mientras esto acontece el gobierno de científicos astrólogos contempla la muerte de la clase media, el gran enemigo ideológico de esta combinación explosiva de troskos trasnochados, montoneros enriquecidos y ladrones disfrazados. ¿Quién los puede distinguir tras el tapaboca?

Cumplida esta tarea, virus de por medio, el gobierno espera amordazar con impuestos a los que sobrevivan para que no exista posibilidad de reactivación, creando junto al caos y la desocupación el terreno propicio para el crecimiento del pobrismo y la colonización de potencias como China o Rusia.

Todo resulta en una extraña melange a las que ya nos tenía acostumbrado el peronismo, aunque en este caso llevado a un paroxismo destructivo.

Estos fuegos de artificio están destinados a la unción de Argenzuela, una versión más descarnada de Peronia, aunque la amplitud ideológica del general exiliado, con textos que iban desde William Cooke al esoterismo lopizta, no pensamos que hubiese llegado a este extremo. ¿Ya los había echado de la plaza ...que haría hoy?

El Cristina eterna se ha maximizado. La faraona está dejando que el príncipe Máximo, educado en las estepas patagónicas, haga sus primeros palotes, o, mejor dicho, deshaga la estructura productiva nacional al son de la marchita que ya no se contenta con combatir al capital. Es menester destrozarlo para poder encadenarse al poder para siempre ...

Sin embargo, algo se les ha escapado a los científicos que leen en Piscis y Acuario el futuro del país. Cuba vivió como una menesterosa de la dádiva rusa y venezolana, cuando no de algunas propinas chinas. Venezuela necesitaba sólo 40.000 operarios para sacar el petróleo que alimentaba el fuego de la revolución chavista, Argentina necesita millones de individuos que trabajan (un verbo extraño para muchos funcionarios) para sembrar, y cosechar, los granos y vacunos que sostienen nuestra economía. Quizás alguna mente muy obnubilada por años de comunismo creerá que el minifundio y las granjas colectivas podrán reemplazar nuestro patrón de producción burguesa. Sin embargo, estos bolches de cafetín con un rosario al cuello no recuerdan las hambrunas stalinistas ni el colapso de la economía soviética que venía a comprar el trigo argentino producido por estos "oligarcas y burgueses". Sin políticas claras ni conocer valores de mercado para sembrar, el agro irá decayendo paulatinamente hasta la nada misma y entonces estos imbéciles, hipócritas e inútiles deberán mendigar otra vez más para mantener el pobrismo y la miserable renta universal.

Mientras preparan este caldo de cultivo explosivo, la gente se ha cansado de cansarse y hartado del hartazgo a la que la han llevado los odios y venganzas de la "abogada exitosa", la arquitecta faraónica escondida tras la figura del títere presidencial.  "Que Dios y la Patria se lo demanden " reza el protocolo cuando jura un funcionario, y espero que esta vez se cumpla a rajatabla porque así nos está yendo… y el tiempo y la paciencia se acaban.

Omar López Mato 
Médico y escritor 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…