Lunes, 15 Marzo 2021 13:02

Los idus de marzo - Por Omar López Mato

Escrito por

 

 

“Los idus de marzo han llegado”, le dice Julio César al vidente que le había advertido sobre un grave peligro a su integridad. A lo que este le contesta “pero aún no han pasado…”

Se acercan los idus de marzo y el país se debate en dilemas, la cuarentena infinita, la vacunación que avanza a cuentagotas, la economía que no arranca, el acuerdo con el fondo que se alarga, falta confianza en una política que no convence a nadie, las desinteligencias con la justicia, las amenazas autoritarias, la grieta que se extiende (aún entre las filas del gobierno), las quejas que no se agotan, la plata que no alcanza y una inflación que sigue su camino ascendente. Los idus de marzo se acercan, amenazantes.

Los bonos caen (a pesar de las tasas exorbitantes), el riesgo país sube, las vacunas que no llegan y las que lo hacen terminan en lugares insólitos. Las manifestaciones en contra del gobierno se suceden al mismo ritmo que las marchas a favor del gobierno. Hasta hubo una fallida manifestación por la muerte de Maradona que terminó en un escándalo de barra brava y la huida de las hijas ...un sainete criollo que promete ríos de tinta.

Los robos se multiplican, la violencia se generaliza, los femicidios no cesan.

Los impuestos caen sobre el grupo social que podría poner en marcha al país y Massa, con ese oportunismo demagógico que lo caracteriza, baja el impuesto a las ganancias y hasta devuelve dinero que ya se han gastado. Mientras tanto, el 31% de los locales de Caba permanecen vacíos

La TV pública reparte bolsos de dinero para hacer un programa sobre Manuel Belgrano, justamente el primer argentino que menos “comió” del erario público.

Kicillof quiere concientizar y reparte vacunas. Sarlo lo denuncia y proponen quemar sus libros. Un tufillo a fascismo llega a nuestras narices.

El presidente habla y se enojan los suecos, los chilenos, los ecuatorianos y los mexicanos, en breve iremos a la guerra con Kuala Lumpur, por alguna frase poco feliz del mandatario que hoy defiende a Insfrán, y después expresa su preocupación por la represión; un día, anuncia un aumento de las retenciones, y al tiempo se desmiente frente a la Mesa Coordinadora. Otro día despide a un ministro por saltear turnos en la vacunación (aunque este “profesor” crea que el tráfico de influencias no es delito) y a la semana le otorga al exministro una embajada, después que este expresase con aire shakespeariano, “Si yo hablara…”. La Ministra de Justicia renuncia y los jueces K se cuelan por la hendija

En el ínterin, Máximo quiere consagrarse presidente del PJ contra viento y marea. Los Kirchner tienden al infinito y más allá...

Las discrepancias internas se hacen notables. La intención de dejar impune los delitos de “La Señora” se extienden más allá de lo que ella hubiese deseado y eso, la pone nerviosa.

La República se ve amenazada, la división de poderes peligra, el descontento crece, aunque la oposición no siempre aproveche las oportunidades para quebrar las intenciones destructivas de este grupo que avanza, a pesar de errores y barbaridades. Desde un primer momento su intención ha sido una: quedarse con todo, cueste lo que cueste. Quizás sea en lo único que no mintieron.

El país se achica, la economía se resiente, la paz del dólar parece agotarse, los bonos caen el riesgo país coquetea con las alturas, las desinteligencias no tienen fin y los idus de marzo, no han pasado aún.    

Omar López Mato

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…