Domingo, 09 Mayo 2021 09:48

Otro gesto camporista: la ANSeS acordó ampliar la AUH en la provincia - Por Mariano Spezzapria

Escrito por

DISPUTA. Lo anunciaron Raverta y Larroque, ambos integrantes de la agrupación que lidera Máximo Kirchner; es otra iniciativa que desafía los planteos de Guzmán

En medio de los tironeos entre el ministro Martín Guzmán y funcionarios vinculados a la vicepresidenta Cristina Kirchner por el rumbo de la política económica del gobierno en un año electoral, la agrupación La Cámpora salió a dar otra muestra de que no cederá en su concepción de que hay que aumentar el gasto público para tratar de reanimar el nivel de actividad y socorrer, al mismo tiempo, a “los más vulnerables” en tiempos de pandemia.

Dos de los principales referentes de la organización que conduce Máximo Kirchner, como son la titular de ANSES, Fernanda Raverta, y el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, se unieron para anunciar la puesta en marcha de la Red Federal de Seguridad Social, por medio de la cual buscarán ampliar el padrón de beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), que en rigor es una asignación familiar para el trabajador en negro.

El convenio sellado el viernes entre Raverta y Larroque instrumentó un decreto firmado el año pasado por el presidente Alberto Fernández, por el cual ya se incorporaron unos 140.000 niños y niñas de la provincia de Buenos Aires al universo de beneficiarios de la AUH, según se informó en un comunicado oficial de ANSES. “El acuerdo se irá firmando con el resto de las provincias; vamos a buscarlos con operativos en todo el país para incorporarlos”, aseguraron a LA NACIÓN voceros del organismo previsional.

La iniciativa tiene un contexto político: Larroque viene de reclamar públicamente la reimplantación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que durante buena parte del año pasado pagó la ANSES a casi nueve millones de trabajadores informales, con transferencias directas de 10.000 pesos mensuales. El funcionario de la administración de Axel Kicillof sumó presión, de ese modo, sobre el ministro de Desarrollo Social nacional, Daniel Arroyo, pero especialmente sobre Guzmán, quien hizo una pausa a su política heterodoxa para acercar posiciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en la búsqueda de un demorado acuerdo de reestructuración de los pagos de la deuda externa.

A pesar de las demandas de Larroque, que es históricamente la mano derecha de Máximo Kirchner en La Cámpora, el presidente Fernández hizo el viernes anuncios en materia social que no contemplaron el regreso del IFE sino la ampliación de la Tarjeta Alimentaria, un beneficio para familias vulnerables que, de todos modos, no fue bien recibido por las organizaciones sociales que integran el Frente de Todos, a juzgar por una sorpresiva declaración del líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico.

A partir de ahora, el Estado destinará 30 mil millones de pesos al mes para financiar la Tarjeta Alimentar. Aunque la cifra parezca exorbitante, ni siquiera se acerca a lo que costó el IFE el año pasado. El argumento de Guzmán para la discusión interna que está dando con el ala kirchnerista de la coalición gubernamental, es que una buena porción de lo que se puede ahorrar en los subsidios energéticos –a los que irónicamente catalogó de “pro-ricos”-, podría destinarse al financiamiento de planes sociales.

Pero el “plan económico” que diseñó Cristina Kirchner para este año electoral no incluye un aumento de tarifas superior al 9 por ciento que acaba de confirmarse en medio de un culebrón político entre el ministro Guzmán y el subsecretario de Política Energética, Federico Basualdo, quien resistió en el cargo pese a que el jefe del Palacio de Hacienda le mando a pedir la renuncia.

Basualdo es otro de los funcionarios que integran La Cámpora y juega un rol clave en la implementación del plan de la vicepresidenta. En el kirchnerismo están convencidos de que Mauricio Macri perdió la Presidencia, entre otras cosas, por el aumento de las tarifas que implementó durante su gobierno el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Y advierten que el Frente de Todos debe ser la contracara de aquella política. Insisten en que el frente oficialista no debe perder el foco sobre el sector de la sociedad que representa.

La Cámpora sigue esa línea política a ultranza. En el acto del viernes en la sede de ANSES, Raverta y Larroque festejaron que la provincia de Buenos Aires ya implementó el refuerzo de la AUH a 15.000 pesos para más de 800.000 familias, que contienen a 1,4 millones de niños. Ese fue el refuerzo que el Estado nacional otorgó para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) a raíz de los efectos de la pandemia de coronavirus.

“Este convenio es un instrumento para la búsqueda activa de chicos y chicas que aún no cobran la Asignación Universal, pero que están en su derecho de hacerlo. De esos chicos nos resta encontrar cerca de 500 mil en todo el país. Y un número importante de ellos viven en la provincia de Buenos Aires”, afirmó Raverta, quien antes de desembarcar en ANSES intentó, sin éxito, llegar a la intendencia de General Pueyrredón, cuya ciudad cabecera es Mar del Plata.

Más allá de lo que deparen las urnas, los alfiles de Cristina y Máximo Kirchner dan la pelea, ahora, dentro del propio gobierno.

Mariano Spezzapria

Visto 1530 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…