Jueves, 03 Junio 2021 10:16

Frente de Todos: imágenes de reconciliaciones forzadas en la antesala electoral - Por Mariano Spezzapria

Escrito por

Cristina con Massa y Guzmán con Kicillof, en fotografías de contenido político y un alto nivel de pragmatismo para bajar la tensión en el oficialismo 

Después de un año y medio sometida a un notorio desgaste interno y a tener que gestionar en medio de la pandemia de coronavirus, la coalición gobernante emitió en las últimas horas una serie de imágenes con las que intenta, al menos en la faz pública, dar la impresión de que buscará afrontar la próxima contienda electoral en condición de unidad, soslayando de manera pragmática las diferencias políticas y por el rumbo económico que tienen los principales referentes del Frente de Todos. 

Uno de los protagonistas de esta secuencia de imágenes de reconciliación forzadas por la antesala electoral es el ministro de Economía, Martín Guzmán, cuya política de acercamiento y negociación con el Fondo Monetario y el Club de París lo pone en tensión con el kirchnerismo y provoca un cortocircuito en la relación del presidente Alberto Fernández con su vice Cristina Kirchner. El titular del Palacio de Hacienda estuvo hoy en el Senado, donde celebró la aprobación de la reforma de Ganancias para las empresas.

Pero más allá de la formalidad, la presencia de Guzmán en las gradas de la Cámara alta tuvo un contenido simbólico: el ministro de Economía se acercó al recinto desde donde, en dos oportunidades, el bloque oficialista disparó comunicados contra el FMI y por ende, contra las negociaciones que él mismo viene manteniendo desde el año pasado, en la búsqueda de estirar los plazos del pago de la deuda. El áspero jefe de la bancada del Frente de Todos, José Mayans, le devolvió la gentileza destacando su presencia, mientras la transmisión oficial del Senado enfocaba al joven ministro luciendo un barbijo del Conicet.

A unos pocos metros del recinto, mientras los senadores sesionaban para tratar además el corrimiento del calendario electoral -las PASO se harán en septiembre y las generales en noviembre-, se tomó esta tarde otra fotografía de contenido político: Cristina Kirchner recibió en su amplio despacho a su par de Diputados, Sergio Massa, y a los sindicalistas que representan al personal legislativo, para firmar la paritaria del sector. La actividad compartida por la vice y el jefe del Frente Renovador también tuvo una lectura política.

Cristina y Massa habían aparecido juntos el mes pasado en Ensenada, en un acto en el que buscaron demostrar su apoyo al presidente Fernández luego de un fallo de la Corte Suprema que le dio la razón al gobierno porteño en un conflicto por la presencialidad escolar. Pero en contadas ocasiones se muestran juntos en público, lo que alimenta versiones de que la vicepresidenta no termina de perdonarle al tigrense los cuestionamientos que le prodigaba en el pasado ni su “coqueteo con (Mauricio) Macri” durante el primer año de la gestión de Cambiemos.

Sin embargo, los dirigentes que fatigan la interna del Frente de Todos sostienen que Máximo Kirchner, el jefe del bloque de diputados del oficialismo, se convirtió en un “puente natural” entre Cristina y Massa, lo que posibilita encuentros reservados en el Senado y también actividades públicas como la de esta tarde.

Las reconciliaciones manifestadas en las últimas horas por la coalición de gobierno incluyeron ayer una reunión a solas entre el ministro Guzmán y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para hablar sobre temas ríspidos entre ambos como el de las tarifas, la inflación y la negociación de la deuda externa, según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales. 

 

La recomposición interna del Frente de Todos tiene lugar después de que una mesa política que se reúne dos lunes al mes en la residencia de la gobernación en La Plata inició el diseño de la estrategia electoral del oficialismo, a tres meses y medio de las PASO previstas para el 12 septiembre. Allí confluyen Kicillof, Massa, Máximo y ministros nacionales como Wado de Pedro, Gabriel Katopodis y Jorge Ferraresi. El último lunes, la Casa Rosada sumó al encuentro al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mano derecha del presidente.

Esas reuniones, más las “fotos de reconciliación” entre referentes que tienen diferencias políticas y también de mirada económica, dan cuenta de que el Frente de Todos buscará recrear el espíritu de unidad peronista que lo llevó a derrotar a Juntos por el Cambio en 2019, antes de que la pandemia quemara todos los papeles.

Mariano Spezzapria

Visto 953 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…