Miércoles, 21 Septiembre 2022 09:27

Tensión por falta de dólares: empresas suman exigencias a Massa y lanzan dura advertencia - Por Claudio Zlotnik

Escrito por

Reunión caliente en la Copal. También habrá una queja de la UIA. Los ejecutivos advierten por posibles paradas de plantas para el mes que viene 

La tensión entre Sergio Massa y Miguel Pesce por las idas y vueltas alrededor del "dólar soja" podría tener un segundo capítulo en los próximos días. Por otro tema, pero siempre en relación a la escasez de dólares que viene sufriendo la economía. 

El planteo lo llevaron a cabo las principales fábricas de alimentos del país. Se quejan por el bloqueo a sus importaciones. Ya sea de artículos terminados como de insumos para la elaboración de productos.

La gravedad del escenario quedó dicha en un encuentro en la sede de la Copal, la cámara que agrupa a las principales empresas del sector. Los ejecutivos coincidieron en que, si Economía no destraba las importaciones en las próximas semanas, los faltantes de productos -algunos esenciales para la canasta básica- comenzarán a evidenciarse durante el mes de octubre.

La preocupación incluye a algunas multinacionales, que tienen acordadas exportaciones hacia sus filiales de la región y -así como están las cosas- no podrán concretar los embarques.

"Si el Gobierno no flexibiliza las importaciones, el mes que viene habrá paradas de producción", alerta el director de una de las empresas alimenticias líderes.

La cuestión se planteará también en el seno de la Unión Industrial, con el objetivo de que sea esa cámara "madre" de la industria la que lleve directamente el planteo al ministerio de Economía y al Banco Central.

Preocupación por los dólares

Los ejecutivos sospechaban que el Gobierno flexibilizaría el cepo importador a medida que los gastos en energía disminuyeran y, en paralelo, ingresaran los dólares provenientes de las cerealeras.

Ambas cosas ocurrieron este mes: por una cuestión estacional, las compras de energía disminuyeron en forma sensible y, en lo que va de septiembre, el Banco Central ya embolsó más de u$s2.500 millones gracias al "dólar soja".

Sin embargo, el grifo para los importadores no se abrió. Los industriales argumentan que no se trata de compras en el exterior de bienes de lujo, ni mucho menos. Si no, más bien, en muchos casos, de insumos para poder fabricar. Sobre estos últimos, los fabricantes se quejan de faltantes de productos químicos -imprescindibles para la elaboración de alimentos- y también de repuestos y piezas para las maquinarias, que son todos de origen extranjero.

Ejecutivos que aceptaron hablar con iProfesional en "off the record" apuntaron que algunas ramas industriales se encuentran bajo estrés. Y que en las próximas semanas deberían tomar la decisión de suspender la elaboración de productos en caso de que no se flexibilicen las importaciones.

Una de las claves para comprender semejante urgencia es que, durante los últimos meses, a partir de que el Gobierno cerró el grifo de las importaciones- las empresas fueron consumiendo los stocks que habían generado ante la escasez de divisas.

"Llega un punto en que ya no tenemos margen. Quedamos vacíos", grafica uno de los ejecutivos de una multinacional líder, que no esconde su preocupación por que no va a poder cumplir con las ventas a su filial de Brasil.

La visión del Gobierno

Massa considera que el objetivo número uno de su gestión -hasta este momento- fue asegurar la acumulación de divisas. Sin dólares en el Banco Central, la estabilidad macroeconómica y financiera sería imposible.

Fuentes oficiales, no obstante, dijeron a iProfesional que en las próximas semanas se habilitarán más importaciones. Y se resguardaron en que "los casos más urgentes se van revisando en el día a día".

No es lo que transmiten las compañías, al menos durante el agitado cónclave en la Copal.

Los precios no frenan

Aunque no lo admiten en voz elevada, los propios empresarios dan cuenta de una aceleración en la inflación de los alimentos, algo que el INDEC insinuó en el último relevamiento de agosto: el rubro alimenticio se encareció 7,1% en promedio.

En la segunda semana de septiembre, los aumentos en los precios de los alimentos confirmaron la fuerte tendencia alcista de las semanas previas, con lo cual se apagan las expectativas oficiales de que el índice de este mes muestre una marcada desaceleración.

De acuerdo al monitoreo de las principales consultoras -que testean la evolución de los precios semana tras semana-, los costos en las góndolas suben por encima del promedio.

LCG, una de esas consultoras, midió que, en la segunda semana de septiembre, los precios de los alimentos se encarecieron 1,1%. La suba de las últimas cuatro semanas acumula 7,4%, lo que da una idea de la suba mensual.

Esa variación no toma en cuenta lo que está sucediendo en los comercios a partir de hoy. Antes del fin de semana, distintas fábricas líderes del sector enviaron nuevas listas de precios.

Caída de la actividad

Ayer lo confirmó el INDEC: el producto bruto interno (PBI) creció 1% en el segundo trimestre del año, en términos desestacionalizados, en relación al primer trimestre, en lo que podría ser el último número positivo del año.

La falta de dólares tiene un costo elevado para la actividad, y eso se pagará en el corto plazo, creen los empresarios.

También el propio Gobierno: por eso, el ministro Massa escribió que el año finalizará con un crecimiento del 4%, por debajo del 6,9% interanual al que venía creciendo la economía hasta el segundo trimestre.

Quedarse sin dólares tiene costos que se pagan en distintas ventanillas.

Claudio Zlotnik

Visto 329 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…