Lunes, 10 Mayo 2021 13:40

Nada será igual: un viaje a la economía del futuro - Por Martín Tetaz

Escrito por

En 1950, antes de morder la manzana, Alan Turing escribió un artículo desafiante preguntándose si las máquinas podían pensar. Setenta años después la inteligencia artificial empieza a darle la razón al padre de la computación moderna y, para la comunidad científica reunida en la Universidad de la Singularidad, estamos a pocos años de que los algoritmos reemplacen a los humanos, generando una revolución que modifiquen de manera dramática la creación de riqueza y el mundo del trabajo, con profundas implicancias en materia de los derechos de propiedad y del funcionamiento del Estado.

La inteligencia artificial permitirá crear valor sin costo adicional, como ya lo hacen las industrias culturales y las basadas en el conocimiento, a diferencia de lo que pasa con la economía tradicional. Para muestra basta un botón; Toyota facturó US$241.200 millones durante el último año, ganando US$13.300 millones (5,5% de rentabilidad), mientras que Apple tuvo ingresos por US$294.100 millones, pero reportó utilidades por US$63.900 millones (21,7%).

La empresa de la manzanita mordida vale 10 veces más que la automotriz japonesa, porque no tiene que volver a fabricar su producto de cero cada vez que consigue un cliente y ese es el modelo de un futuro que ya llego.

Al mismo tiempo, la uberización se expandirá a todas las actividades de intermediación, poniendo en jaque al comercio tradicional, pero también a los bancos, a los medios de comunicación, a las inmobiliarias y a todos los negocios que hoy conectan a productores con consumidores, transformando el proceso de formación de precios, con algoritmos que expriman los recursos sacándoles cada vez más valor.

Las plataformas nos conducen a un mundo de capitalismo con esteroides, pero al mismo tiempo abren la oportunidad a la economía colaborativa, que permite consumir sin comprar, compartiendo desde la ropa hasta el auto, pasando por la comida y el tiempo, con bancos de favores y vacaciones para perros.

Más recursos y, a la vez, mayor desigualdad

Vamos hacia una economía que generará recursos suficientes para terminar con la pobreza, pero que al mismo tiempo será de una desigualdad brutal, similar a la que observamos en el mundo de las superestrellas del deporte, los espectáculos y los influencers de las redes sociales. Según Forbes, en 2020 Kylie Jenner fue la celebridad que más dinero ganó, amasando nada menos que US$590 millones luego de vender su empresa de cosméticos y apoyarse en sus 212 millones de seguidores de Instagram, para facturar más de un millón por cada posteo. En el otro extremo, hay 30 millones de microinfluencers que tienen hasta 100.000 seguidores y que pueden cobrar US$350 por campaña.

Hoy hay 2153 billonarios y 46 millones de millonarios en el mundo, y si el crecimiento se torna exponencial como sugiere la teoría de la singularidad, vamos a un mundo de 100 millones de ricos y 33.000 mega ricos en los próximos 15 años. Pero al mismo tiempo, los Estados tendrán cada vez más dificultad para cobrar impuestos, porque la descentralización de las finanzas que permiten los contratos inteligentes estructurados sobre blockchain hará que las monedas virtuales como el Bitcoin y los derechos de propiedad pasen por debajo del radar de los gobiernos

Habrá, por supuesto, factores culturales e institucionales, desde las religiones hasta los gremios, que frenarán la expansión de la inteligencia artificial y la uberización en muchos sectores de la economía, haciendo que la estructura de creación de valor del futuro sea mucho más heterogénea que la actual, como una suerte de autopista con varios carriles de distintas velocidades y colectoras de transito lento con muy pocas subidas a la principal.

Una parte de la sociedad se resistirá al cambio y vivirá de las rentas generadas por las regulaciones que los sindicatos y los gobiernos puedan sostener. Otra parte quedará marginada. En el medio y contra todo pronóstico del fin del trabajo, una inmensa clase social de alta movilidad aprovechará los algoritmos y las plataformas para potenciar su productividad y multiplicar sus ingresos.

Las dos grandes instituciones que le dan forma a nuestra sociedad y organizan el tiempo, la escuela y el trabajo, están en el centro del huracán y ya vimos un trailer de los cambios que tenemos por delante, con el experimento natural que resultó la pandemia. Porque si las cuarentenas nos demostraron la capacidad tecnológica para trabajar desde el hogar o para tomar clases por zoom, también nos enfrentaron con las contradicciones de un sistema social que trasciende la producción de bienes y la transmisión de contenidos, a punto tal que mucha gente que soñaba con abandonar la oficina ahora la extraña, y aunque los chicos aprendan a sumar y a restar, se estancan en su desarrollo social y emocional dentro de la casa.

Las batallas de la singularidad no disputarán el acceso a fuentes energéticas no renovables como el petróleo, sino la propiedad de los datos, porque a partir de ellos se construirán la mayoría de los bienes, y porque es sobre la base de la información de cada clik, de cada elección, de cada consumo, que la inteligencia artificial aprenderá nuestras preferencias y patrones de comportamiento, ordenando desde el tránsito a las inversiones, pasando por la política, la comida, el chequeo de la salud y el diseño de la mejor estrategia de prevención para cuando llegue la próxima pandemia.

Martín Tetaz

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…