Jueves, 12 Agosto 2021 08:50

La campaña, las gestiones y la pandemia - Por Mauricio Maronna

Escrito por

Las primarias dirimirán liderazgos en todos los frentes y dejarán marcada una precuela electoral para el 2023 en la provincia de Santa Fe

Todos los escenarios siguen abiertos en Santa Fe. Está repleto de encuestas el aquí y ahora, algunas de dudosa confección, y el porcentaje más significativo, el más votado es el No Sabe/No Contesta.

Es muy intenso el temor que tienen en los campamentos de campaña respecto del porcentaje de asistencia a las urnas. Aunque la crisis tenga alguna rémora del 2001, hoy la sociedad no está militando en asambleas populares ni reclamando que se vayan todos. Hay más depresión que bronca, y la depresión inmoviliza.

Hasta aquí no hay solistas entre la orquesta desafinada de candidatos, nadie mueve el amperímetro de tal modo que pueda establecerse un pronóstico sensato. La gente ve pasar a los postulantes, a los militantes de los postulantes, ve de reojo los afiches y ni se mosquea con los spots. Está en otra cosa.

A diferencia de otras provincias, Santa Fe tiene al gobernador en una boleta como candidato a senador suplente. Eso, involucra lo institucional y hace pensar en un futuro de capa y espada —cuanto menos— en el peronismo. La puja Agustín Rossi-Marcelo Lewandowski tiene algo bueno: los dos son rosarinos, como rosarina es la mayoría de los cabeza de lista.

Son de acá

Rosario debe volver a ser lo que era: el gran motor político, el tractor que va a adelante. Alguna vez Rosario tiene que imitar a la ciudad de Córdoba, con su capacidad de lobby, su importancia estratégica. Es en Rosario donde se cocina el bacalao, como decían las abuelas.

Tampoco hay que dejar de morar este turno electoral como un trampolín o una catapulta para el 2023. Y quien seguirá con más atención lo que pase será Pablo Javkin, quien aprovechando la campaña incursiona en otros distritos para hacerse conocer, pensando en una candidatura a gobernador para 2023. Javkin es el nuevo líder del Frente Progresista por su peso específico en el principal municipio del país.

El camino a las primarias dejó abierto como un pan el divisionismo en el socialismo, como nunca antes. El ex ministro Miguel Cappiello admitió el lunes en un programa político esas diferencias y criticó al sector pos lifschizta. De todos modos, serán los votos del 12 de septiembre los que ordenen —o no— el estado de las cosas.

En Juntos por el Cambio, hay una paridad ostensible y estrategias diferentes. Federico Angelini se muestra como el candidato oficial del PRO, Carolina Losada simboliza “lo nuevo” y se mueve por todos los departamentos con mucha intensidad, al tiempo que José Corral y Maximiliano Pullaro quieren diferenciarse por su capacidad de administración de la cosa pública.

El peronismo está que arde, y seguirá ardiendo hasta vaya uno a saber cuándo. Hay que esperar que las llamaradas no lo terminen consumiendo. Perotti ha mejorado su imagen de la mano de un instrumento eficaz: la Billetera Santa Fe. El gobernador logró pegar ese instrumento a su figura y en tiempos de deterioro de la clase media sirve para abaratar costos.

El desafío que tiene Perotti es que su lista logre ser valorada por sectores no peronistas. “Si Omar no puede rascar la olla en otros sectores, todo quedará reducido a una interna kirchnerista o pankirchnerista. Y más kirchnerista que Rossi no hay”, dice a La Capital un lector de la realidad de la provincia de Buenos Aires, que tiene un cargo altísimo en la Cámara de Diputados de la Nación.

La alianza Cristina-Perotti demuestra que en política todo se puede, el arte de lo posible es en otros distritos, no en Santa Fe. La bota será un distrito icónico para Cristina, porque si no gana Lewandoski la primaria y la general, María Sacnun deberá dejar su banca. Y todo indica que la vicepresidenta hizo lo que hizo por la actual legisladora nacional. ¿La tenían a Sacnun?

El escándalo Vidal

Al gobierno nacional no le va bien, pero la oposición es como esos equipos que no transmiten seguridad pese a los nombres propios. Imaginen que hubieran dicho los periodistas macristas de La Nación+ ante la huida de María Eugenia Vidal de provincia de Buenos Aires, si Heidi fuese kirchnerista. En un país serio, el salto de Vidal sería imperdonable a la hora de los votos. Pero “esto sí que es Argentina”, cantaba Luca Prodan.

A la democracia argentina y sus procedimientos le hace falta un refresh. Una profunda reforma política es necesaria más que nunca en Santa Fe. Hay un primer candidato a diputado nacional que hace 16 años vive en Buenos aires y Rodríguez Larreta lo volvió a ubicar para su reelección.

No es un mediático ni una mediática, a quienes se les cae con todo el sayo habitualmente: es un economista profesional. “Siga, siga”, decía Lamolina padre. Los futboleros saben qué se quiere decir. De una buena vez, habrá que ponerse a trabajar en 2022 en este tipo de reformas.

Todos estamos esperando un solista de campaña que se lleve las miradas. Por ahora, la orquesta hace que los sonidos de los instrumentos se tapen unos a otros.

Mauricio Maronna
Twitter: @MauricioMaronna

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…