Economía

Todo indica que finalmente hay humo blanco, solo faltaría la confirmación oficial. El acuerdo con los bonistas costó sangre, sudor y lágrimas, y por momentos hubo más suspenso que en una película de Hitchcock. Pero finalmente parece que se cerró. ¡Una muy buena noticia! Este acuerdo puede ser un punto de inflexión para reencauzar la economía hacia un ciclo de crecimiento de largo plazo.

 

¿Cederá la presión sobre el dólar? ¿Hay que esperar otro salto en los precios de las acciones y los bonos? ¿Bajará el costo del crédito para las empresas? Algunas preguntas al calor del cierre de la negociación con los bonistas.

 

En las últimas semanas se observó un marcado salto del oro y más aun de la plata, esta última, con una performance brutal.

 

Luego de que el Ejecutivo dejó trascender que no hará modificaciones ni estirará los plazos de la oferta presentada el 4 de julio, los líderes de los bonistas dejaron en claro su postura: no aceptarán; el FMI tampoco aceptaría refinanciar la deuda si no se mantiene el diálogo; advertencias de los analistas sobre el efecto que podría tener la falta de acuerdo sobre el dólar y los bonos

 

En el Líbano gran parte de los hogares están recibiendo tres horas de electricidad por día. Entró en default de su deuda de u$s 31.000 millones en marzo y está a la espera de un auxilio por u$s 10.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Su moneda se devaluó 80% en el año y la inflación en doce meses, a junio, fue de 90%. Colapsó. Por su difícil situación política, el Hezbollah ejerce un rol importante, se ve al Líbano como la nueva Venezuela.

 

Desde productos de la canasta básica hasta servicios de comunicaciones, hay una oleada de aumentos. Los analistas ya hablan de una inflación del 5% mensual

 

Every year is getting shorter/Never seem to find the time/Plans that either come to naught or half a page of scribbled lines/Hanging on in quiet desperation…

 

Si en la Argentina hay un consenso bastante extendido para encararla incierta etapa de pospandemia, es que la salida de este shock económico debería basarse en tres ejes: impulso a la inversión privada -local y extranjera-, creación de empleos productivos y mayores exportaciones, apoyados en acuerdos políticos que mejoren la calidad institucional y aseguren previsibilidad de reglas cuando quede atrás la emergencia sanitaria.

 

Aumenta la incertidumbre hacia el futuro, no sólo porque la cuarentena parece extenderse indefinidamente como pivote de la lucha contra la pandemia, sino porque el gobierno, en lugar de avanzar hacia una mejor organización de la economía y la sociedad, instala debates que oscurecen el panorama político y muestran que el presidente cambia de opinión según la ocasión.

 

Siempre que la divisa cayó, los precios agrícolas subieron. Los expertos analizan si esa vieja fórmula sigue aplicándose en el mundo de la pandemia

 

Página 64 de 133

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…