Economía

El FMI pide una devaluación. Dice que es necesaria para normalizar la economía y habla de un piso del 30%. Pero el ministro estudia una alternativa para evitarla. 

Para el sector privado, no sólo la palabra presidencial ha perdido toda credibilidad, sino que el mandatario tampoco puede dar garantías de las cartas que piensan jugar los otros participantes de su coalición

La Argentina necesita mucho más que un plan de estabilización de precios: necesita un programa integral de cambio de régimen económico. Esto significa no sólo armar un plan creíble para bajar la inflación (a su nivel más bajo posible, en el tiempo más corto posible), sino también diseñar un paquete de reformas estructurales que modernicen y desregulen la economía argentina, de forma tal de hacerla más abierta y productiva y, en definitiva, más atractiva y competitiva.

Las declaraciones de altos funcionarios del gobierno argentino luego de las reuniones que mantuvieron en la reunión del G-20 sugieren que los puntos en discusión con el FMI son los cargos extras a los intereses, el control de cambios y el programa fiscal.

El Gobierno deberá comenzar a resolver la pesada autoherencia económica que recibirá. Dólar y tarifas atrasadas, en la mira.

Cuando se analiza la historia económica de los últimos 40 años, las crisis que se fueron produciendo fueron cada vez de mayor volumen y exigieron de medidas más contundentes para tratar de corregir el rumbo de colisión 

Luego de las elecciones, es probable que el Gobierno, debilitado, llame al diálogo. Y es probable que la oposición (básicamente Juntos por el Cambio), fortalecida, aún con ciertas condiciones, lo termine aceptando. El diálogo será posible si quien convoca tiene "poder" (es decir, se "ordene" la interna del Frente de Todos), y tiene "seriedad" (agenda consensuada, disposición a sumir compromisos, etcétera).

Para este Gobierno, el motivo por el cual hay inflación en Argentina es fundamentalmente debido a la concentración del consumo minorista en pocas empresas

Tras las PASO, asumieron nuevos miembros en el Gabinete; el Gobierno recurrió a la política del cambio de nombres; pero no hay evidencia del efecto sanador de esa política

Por las buenas o por las malas, tarde o temprano, probablemente Argentina tenga que ir a un nuevo equilibrio de tipo de cambio muy alto, que genere dos impactos contundentes similares a los del ciclo 2002/2005.

Página 5 de 172

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…