Opinión

Argentina, Patria desdichada, allá en sus comienzos fue gobernada por dos triunviratos. El 1º duró desde el 23/9/1811 hasta el 8/10/1812, compuesto por Juan José Paso, Feliciano Chiclana y Manuel de Sarratea. El 2º gobernó desde el 8/10/1812 hasta el 20/2/1813, con Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte.

“Quien lucha puede perder; quien no lucha, ya perdió”. 
- Bertolt Brecht

Estamos cerca de vivir bajo la ley de la selva, que pone en riesgo la democracia.

Lula hace y dice cosas para recuperar el gobierno que perdió en manos de Bolsonaro. Cristina hace y dice cosas para que no se le escape el gobierno que reconquistó.

Un gobierno que, a través de su secretario de Comercio Interior, debe prestarle atención al faltante de figuritas relacionadas con el campeonato mundial de fútbol a punto de comenzar en Qatar, o bien no tiene idea de cuáles son las prioridades del país que habita o bien está mirando otro canal.

Inflación, incertidumbre respecto del futuro de la economía, inseguridad y bajos salarios constituyen las principales preocupaciones de los argentinos. Predomina un clima de escepticismo, desesperanza, angustia y frustración frente a la ausencia de perspectivas respecto de una salida realista de la actual crisis.

El agobio de la situación económica ha desplazado en los medios a las conjeturas sobre el fallido atentado contra la vicepresidenta y hasta al seguimiento de los juicios que la tienen a ella como figura central.

Las distintas tomas de escuelas que se están llevando adelante en la ciudad de Buenos Aires aparentan ser un conflicto que nos lleva a hablar de educación, sin embargo, en ellas no se abordan los verdaderos y graves problemas que hoy padecemos. Las razones esgrimidas en la protesta van desde pedir una mejora de viandas en escuelas de jornada simple y restringir las prácticas laborales hasta pedir más presupuesto para la educación y no pagar la deuda con el FMI.

Estados Unidos tenía a su alcance la capacidad para reducir a ruinas a la sociedad soviética, pero el balance de poder y el mantenimiento del statu quo eran elementos cruciales

Parada en la cumbre de su pequeñez conceptual, hemos asistido a una nueva función teatral de Cristina Fernández, al momento de alegar (¿) su inocencia en el juicio en el que se la acusa de liderar una banda corrupta para defraudar al Estado.

Página 10 de 355

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…