Opinión

Desde diciembre de 1983 hasta la fecha la dirigencia política democrática argentina no dejó de empequeñecerse y de encerrarse en sí misma. De élite representativa de toda la población se fue transformando en una clase o casta defensora sólo de ciertos intereses económicos, para devenir finalmente una corporación más, mera representante de los privilegios de sus miembros y de nada exterior a sí misma.

 

Con la atención casi plenamente absorbida por la información político-policial, los bolsos revoleados y el súbito incremento de la productividad laboral de los jueces federales la opinión pública corre el riesgo de que el bosque  de lo urgente le impida apreciar el árbol de lo importante.

 

Es un error conceptual decir que cuando el BCRA coloca LEBACs en el mercado y paga una tasa de interés desorbitante, aumenta la demanda de moneda 

El destape de la corrupción kirchnerista significa un punto final a la carrera política de CFK.

 

El inesperado resultado del referéndum en el Reino Unido ha provocado una conmoción enorme en la Unión Europea y en el resto del mundo.

 

Tanto como imaginar la magia de que todo sea posible sin hacer nada para lograrlo. Una especie de paraíso terrenal “siglo XXI”, en el que los bienes pueden recogerse como la manzana del árbol del Edén, disfrutando de la felicidad eterna.

 

Entre el desbande K y la falta de nuevos liderazgos, el PJ mira al mundo y le deja espacio a Macri. Ciclos históricos.

Las denuncias de corrupción contra el Kirchnerismo ocupan el centro de la escena política y la justicia bajo presión de la opinión pública, se mueve con más rapidez.

 

Muchas veces hemos hablado de Omar Enrique Suárez, más conocido como “El caballo”. Es uno de los dirigentes sindicales más corruptos de la historia argentina.

 

Hasta que Cristina Fernández abandonó la Casa Rosada, ciertos jueces federales se dedicaban a viajar al exterior, dar clases de ética del derecho y congelar todas las causas que implicaban investigar por corrupción a funcionarios de la administración kirchnerista.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…